Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘Tatcham’

En la entrada 0, la primera entrada sobre una serie (espero que larga) sobre la industria del motorsport británica, dábamos unas primeras razones o conclusiones que nos hacían entrever la enorme presencia en el deporte del motor en la industrial británica y su importancia. Hicimos mención explícita a cuatro razones por las que se produjeron unas condiciones únicas que desembocaron en el dominio y supremacía de la industria británica del motorsport hasta nuestros días. O hablando en plata, el por qué la Fórmula 1, y en general, el mundo de las carreras, es británico. Casos aparte, que discutiremos más adelante en futuras entradas, son Ferrari y Estados Unidos. No pudo dejar pasar comentar, aunque sea de soslayo, que de Ferrari, de John Banard, del centro de ingeniería de Ferrari en Guilford y de B3 Technologies Ltd. hablaremos con todo lujo de detalles. Aparte de todo esto, la verdad es que la mayoría de monoplazas de alta competición se diseñan y manufacturan en el Reino Unido, y más concretamente, en lo que se conoce con el nombre de ‘El Mortorport Valley’. Pero, ¿qué es? ¿Dónde está localizado? ¿Qué empresas existen allí? Y más importante quizás, ¿cuál es su importancia en la industria británica del motorsport y dónde tiene su origen? Lo mejor es definirlo brevemente, situarlo en su adecuado contexto y proporcionar algunos datos, tanto cuantitativos como cualitativos.

El Motorsport Valley es un ‘cluster’, entramado, red, conjunto o reunión de diferentes empresas dedicadas a diseñar, fabricar, vender y distribuir un determinado producto, cuyo proceso suele involucrar el dominio de ciertas habilidades altamente especializadas. Ejemplos ‘clásicos’ de este tipo de clustering de empresas son los bien conocidos ‘City of London’ o simplemente la City, que constituye uno de los centros financieros más importantes de Europa y del mundo, Detroit y el enorme cúmulo de empresas y compañías dedicadas al automóvil en Estados Unidos, Hollywood y el entramado de compañías cinematográficas asentadas en Los Ángeles (California) más famosas del mundo, o el más reciente y quizá más próximo al tema que nos trata esta entrada en cuanto a tecnología se refiere, el caso de Silicon Valley localizado en San José (California). El Motorsport Valley (británica) está localizado en una región del sur y el centro de Inglaterra, y más precisamente, en un arco al norte de Londres que va desde Woking, al suroeste de la isla, y Huntingdon, en el noreste de Inglaterra. La imagen que acompaña esta entrada precisamente trata de mostrar pictóricamente algunas (ojo, sólo unas pocas) de las empresas y compañías relacionadas con el mundo del motorsport británico.

Para comprender la importancia de este enorme conglomerado he aquí unos cuantos números, quizá un poco desfasados, pero que nos pueden dar una idea muy precisa del orden de magnitud de lo que estamos hablando. A inicios del 2000, unas 2500 empresas de ingeniería y compañías de servicios (asociadas al motorsport) se localizaban en el Motorsport Valley. Según datos de la MIA o Motorsport Industry Association, el capital anual implicado rondaba los 4.5 billones de libras, de las cuales, cerca de 5 billones fueron generados por las empresas de ingeniería y los 1.5 billones restantes fueron generados por las compañías de servicios. En resumidas cuentas, la industria del motorsport contribuyó con 2 billones de libras en ganancias de todas las exportaciones de UK (Reino Unido). En términos de empleados, las cifras continúan siendo impresionantes: 150000 personas, de las cuales, 40000 corresponden a empleados en compañías de ingenierías. De esas 40000 personas, unas 25000 eran ingenieros. Pero aún queda mucha tela por cortar …

En los últimos diez años (a contar desde principios de 2000), la industria británica creció cerca del 500%. Aunque este dato y los mencionados en el párrafo anterior son impresionantes, quizá lo que caracteriza a este conglomerado industrial es que el 20% de las ganancias generadas por las empresas se reinvirtieron en investigación y desarrollo, muy por encima de lo habitual en el resto de las industrias de UK por esa época, cuya media nacional se situaba en torno al 2%. Hemos de tener presente que estos porcentajes elevadísimos son imprescindibles dado el carácter innovador de estas industrias, el alto grado de optimización del producto final, y sobre todo, del hecho que cada una de ellas debe intentar conseguirlo antes que el resto de competidores. Por ello la industria del deporte del motor británico posee un nivel de exigencia incluso mayor que la farmacéutica y la aerospacial, paradigmas industriales de la alta tecnología y nivel de exigencia.

Las empresas del Motorsport Valley se caracterizan por manufacturar coches de carreras, haciendo uso de alta tecnología, en las principales categorías, incluyendo Fórmula 1, Campeonato del Mundo de Rallys, Indycar y otras competiciones en categorías inferiores nacionales e internacionales. Datos de principios del 2000 indican que el 75% de los coches de carreras utilizados en todo el mundo se han diseñado y construido en el Reino Unido, y en particular, en el Motorsport Valley. Además, y esto sí es relevante, no sólo fabrican y diseñan coches completos, sino que además constituyen un cluster de empresas de ingeniería de alta tecnología e innovación en diferentes sectores industriales, incluyendo ingeniería aerospacial, electrónica, tecnologías de la información, cerámicas, materiales en general y materiales compuestos (composites) en particular, etc. Es decir, algunas de estas empresas son escuderías de Fórmula 1, otras de competiciones de categorías inferiores, pero otras muchas desarrollan, diseñan, fabrican y manufacturan a otras empresas (dentro y fuera del ‘Valley’) distintos componentes, como frenos, suspensiones, motores, sistemas de transmisión, cajas de cambio, diferenciales, cigüeñales, telemetría, materiales compuestos o composites, etc. Y más sorprendentemente, además de producir ‘productos’ directamente utilizables en un vehículo, también suministran otros ‘bienes’ tan diversos como accesorios, equipamiento y ropas para la competición, seguridad en el deporte, managers, publicidad, marketing, sponsors, etc.

¿Qué escuderías y empresas tienen presencia en el Motorsport Valley? Pues la lista, como os podéis imaginar, es inmensa, aunque seguro que muchos de estos nombres os ‘sonarán’: McLaren (Woking), Williams (Grove), Force India (Silverstone), Red Bull Racing (Milton Keynes), Mercedes GP (Brackley), Renault (Enstone), … Y si hablamos de escuderías de categorías inferiores, empresas de ingeniería y antiguas escuderías míticas, deberíamos mencionar Lotus, Lola Cars, ahora Lola Group (Huntingdon), March Engineering, Cosworth (Northampton), Xtrac (Thatcham), AP Racing (Conventry), Arden International Motorsport Ltd. (Banbury), Carlin (Aldershot), Fortec Motorsport (Northants), Manor Motorsport, ahora Virgin Racing (Sheffield), Mercedes High-Performance Engines at Brixworth (Brixworth), Prodrive (Banbury), el MIRA o Motor Industry Research Association (Nuneaton y Basildon), y un sin fin de nombres de firmas ¡hasta completar más de 2,500!

Creo que la basta información, aunque sea sólo cuantitativa y muy limitada, basta para convencer a cualquiera para dejar claro que el Motorsport mundial está dominado casi por completo por la industria británica, y en particular, por el entramado tan apabullante construido alrededor del Motorsport Valley. Pero, ¿cómo surge? Siento volver de nuevo al principio, pero ya sabéis (y si no es así ya os lo digo yo), los físicos y profesores de física en general, y los investigadores físicos en particular, somos por lo general muy dados de rizar el rizo para volver a rizarlo y llegar al final a tener una visión 100% completa del problema. Así que, pregunto de nuevo, ¿cómo surge todo? Decir que la respuesta está en la entrada anterior sería muy pobre. La entrada 0 marca el camino, pero no cómo hacerlo. Con esta entrada que estáis leyendo espero haberos enganchado. En la siguiente (¡espero!) os llevaré al corazón del Motorsport británico: el ’750 Motor Club’. Pero eso es otra historia que involucra a nombres tan ilustres como Colin Chapman, Tony Southgate, Mike Pilbeam, Eric Broadley, Frank Costin, Gordon Murray, … Y aunque me tenga que morder la lengua (en realidad, apretar las manos para que mis dedos dejen de escribir) para no seguir nombrando a ILUSTRES, aquí lo dejo para la próxima.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.